El Relleno de Rediba, una opción no tan clara

Entendemos que Barrancabermeja merece una solución pronta al problema de la disposición final de las basuras porque se avecina una emergencia sanitaria, tras la orden imperativa de la CAS de no otorgar más plazo para seguir alargando el funcionamiento de las celdas transitorias donde hoy aún se depositan.

Existen dos opciones, una de las cuales sería la más costosa para la comunidad y es la de transportar las basuras hasta Aguachica. La otra, utilizar el relleno de Anchicayá, si está adecuado para ese momento, cuya licencia otorgó la CAS contra viento y marea.

Pero lo que conocimos es que en vez de una, son dos las licencias aprobadas. Y la otra corresponde a la empresa que presta el servicio de aseo en Barrancabermeja en un terreno localizado en el kilómetro 20 de la vía que conduce a Bucaramanga y que está en etapa de explanación de los terrenos, luego entonces es fácil inferir que Rediba no va a preferir los terrenos de la competencia y por consiguiente puso todo el acelerador en sus propios intereses.

Pues bien, supimos es que Rediba hace dos años utilizó ese mismo terreno para camuflar las basuras escondidas en material vegetal que era arrojado en ese predio (ver declaración de la comunidad) generándose malos olores (pichera) e invasión de insectos, denunció la comunidad.

Alertados ante la fetidez, un grupo de vecinos de patio bonito hizo inspección ocular en los terrenos donde hoy trabajan las maquinarias, enterándose de la realidad, que, escondidas tras las ramas de los árboles y matorrales habían malolientes bolsas de basura. No continuaron haciéndolo.

Ahora están preocupados los vecinos de patio bonito porque tendrán que convivir con un sitio de disposición a menos de  un kilómetro y con el peligro de que en los humedales de donde surten sus viviendas a diario se contaminen.

A la fecha no conocen qué se hará allí, cuál será el destino del terreno de Rediba, solo saben que esos terrenos propiedad de esta empresa están siendo adecuados sin que sus funcionarios se hayan dado a la tarea de socializarles el proyecto ni ofrecerles garantías o compensaciones. Si resulta cierto que sobre ese terreno se hará la disposición final de residuos se afectaría grandemente a una comunidad y especialmente los niños que estudian en una institución relativamente cerca del terreno donde trabajan las retroexcavadoras.

This slideshow requires JavaScript.

Advertisements